Enero 19, 2019

Como llegué a la Calidad y qué me mantuvo allí

Como llegué a la Calidad y qué me mantuvo allí

Mi padre era el tipo de persona que siempre pensaba en el servicio al otro: por ejemplo cuando retirábamos la ropa del cordel me pedía ordenar los ganchos orientados hacia un mismo lado, según él para facilitarle las cosas a la siguiente persona que los usara. Siempre devolvía las cosas al lugar del cual las había tomado, el motivo era el mismo. Cuando me decidí a estudiar Farmacia no fue pues raro que orientara mis prácticas hacia la Calidad, y jamás me moví de ese espacio y les aseguro que no hay nada de rutina en esto.

 

Inicié practicando y trabajando en transnacionales en la época en que existían laboratorios farmacéuticos en Perú, hoy tenemos laboratorios nacionales y oficinas comerciales de los otros; siendo honesta eso fue una bendición para mí debido a que las regulaciones de las casas matrices extranjeras eran más exigentes que las de las Autoridades locales y fue así como empecé a formar en mí el músculo de la calidad en el marco de los procedimientos y las especificaciones y teniendo como mentores a los mejores.

 

Tuve la oportunidad de capacitarme en Japón con reales gurús y también hice un entrenamiento en Suecia experimentando la versión Juran del tema; con el tiempo la calidad se volvió parte de mi vida y aún hoy es un tema muy somatizado para mí.

Por ejemplo como capacitadora siempre tengo muchos documentos y materiales de los entrenamientos que hago y es difícil para mí estar en un ambiente saturado de papeles, constantemente programo limpiezas y eso me permite respirar y seguir siendo productiva en mi trabajo. Evidentemente esto es una interiorización de las 5Ss; cuando usamos una herramienta y vamos confiando en su aplicación y resultados es fácil extenderla a espacios personales de vida y gozar también allí de los beneficios.

 

A Japón llegamos 27 peruanos a través de AOTS Perú, hice amistad con muchos participantes y recuerdo como nos enervaba escuchar en las reuniones cosas como “tuve ese mismo problema hace 6 meses y lo resolví ….”.  Lo que escuchábamos era hace 6 meses tuve x problema y debido a que no identifiqué la causa – raíz hoy se repite. En nuestras conversaciones nos preguntábamos porque para nosotros es tan fácil ver el camino de solución para los problemas y no ocurría lo mismo con el común de la gente.

 

Nuestra conclusión 15 años atrás era …”es que nosotros tenemos real compromiso con la calidad, ellos no”. Hoy en día tengo otra respuesta para esa interrogante y me apoyo en la neurociencia; nosotros a través de nuestro compromiso sistemático con las herramientas las practicamos exhaustivamente y creamos nuevos caminos neuronales en nuestro cerebro. Nos movimos de las reacciones apaga incendios, probablemente motivadas por la presión del momento, a soluciones basadas en hechos, sustentadas y con desarrollo sistemático. Hoy después de más de 30 años de iniciado este camino no puedo estar más agradecida por el impacto que la calidad ha tenido tanto en mi vida profesional como personal.